La ubicación

Gracias a su orientación norte-sur y su ubicación en la cima del pueblo de Gratallops, este pequeño hotel ocupa un lugar único entre los valles de los ríos Siurana y Montsant y desde sus habitaciones goza de espléndidas vistas al Parque Natural del Montsant y las Tierras del Ebro.